Consumir alcohol sin tener resaca

Beber demasiado tiene sus consecuencias, y la primera que notaremos será la resaca del día siguiente. El alcohol es diurético y provoca deshidratación, que es la causa de gran parte de los síntomas de la resaca: dolor de cabeza, mareos, molestias estomacales, malestar general…

Los remedios para “curar milagrosamente” la resaca son un mito.