¿Cómo empezar? Haz tu plan, díselo a los tuyos y prepárate

1. El primer paso es preparar un plan: tómate un tiempo para pensarlo en serio, por el camino habrá dificultades pero también podrás disfrutar de tus logros.

En el plazo de un mes, fija un día concreto para dejar de fumar:

Día: // Mes: // Año:

  • Considera que ese día es un momento importante de tu vida y no podrás aplazarlo.
  • Intenta evitar aquellas épocas de especial estrés (preocupaciones concretas, exámenes, cambios importantes), pero que eso no te bloquee, siempre existen ciertas dificultades en el día a día.

Puedes elegir un cumpleaños o una fecha significativa si está cercana. También un día del fin de semana, de las vacaciones, o cualquier día que te permita planificar un poco cómo organizar tu tiempo.

2. Díselo a tus amigos, tu familia y tus compañeros: es importante compartirlo con aquellos con los que te relacionas normalmente. Pídeles apoyo y compresión. Pueden estar ahí para recordártelo y animarte en momentos en los que sea más difícil, incluso puedes ser un ejemplo para alguno. Si un amigo o familiar se anima a dejarlo contigo, os podéis ayudar mutuamente. Si alguien de tu familia o amigos fuma, puede ser una buena idea pedirles que intenten no ofrecerte tabaco ni fumar cuando tú estás.

3. Anticípate a las posibles dificultades: dejar de fumar puede presentar dificultades, sobre todo en las primeras semanas. Es normal, tanto por los síntomas de la abstinencia de la nicotina como por el hecho de romper el hábito establecido; pero tú puedes hacerlo. Para facilitar el cambio es importante preparación, anticipándote a posibles situaciones en las que puedes tener muchas ganas de fumar y otros retos que te puedes encontrar.

Estrategias y habilidades para sobrellevar las dificultades

4. Elimina el tabaco de tu vida y de tu entorno: para evitar tentaciones es importante hacer desaparecer de tu ambiente todos los productos del tabaco, su olor (de la ropa, de la casa, etc.) y los objetos que te lo recuerden. Haz de tu casa y tu coche espacios libres de humo, evita las zonas donde se fuma y pide que no fumen cuando tú estés.